Con saludos a todos, Elle está protegida

décembre 12, 2006

   Hermosa dragonfly; todo lo que pensaste anoche, lo que te ha pasado desde hace… ¿cuántos años? tiene un sentido.

Miento. Prometí jamás mentirte y no lo haré, menos ahora que la respuesta más atinada que admiro y respeto has dado cada vez que el mundo « normal » te pone en tela de juicio es:

« Y eso que no eres yo, imagínate »

 ¿Sabes qué creo? Que no tienen ni una sola idea del dolor que lleva esa respuesta que tú das; creo y compruebo que ni siquiera se dan cuenta cómo aguantas el llanto mientras dices la frase. NO saben. No lo sabrán jamás y está bien, porque lo que comentaste apenas hace unos minutos a Mademoiselle Oui-Oui fue muy honesto:

« Aunque le rogaras a Dios sentir lo que yo siento, yo le rogaría a Dios que jamás lo sintieras porque no sabes lo espantoso que es… no se lo desearía a nadie, menos a tí »

  

 Eso es tener estómago Elle. Eso es.

   Lo que te escribo a continuación es para que te rías un poco, porque como se te ha etiquetado ya como un síndrome, una « de las que sufre cierta condición » que honestamente me cago (perdón Elle, pero se que tú también usas las palabrotas) sobre cualquier justificación psiquiátrica; la verdad es que si apostáramos la respuesta de « la gente que te quiere » ante tus sencillas pláticas o comentarios… seríamos millonarios y por más que el mundo diga que eso es « predisponerse » no nos van a comer el coco.

Lo que leerás fue extraído de un site que se llama: Carne de Psiquiatra. Te mando besos y te amos sin final…

-Jean-

Querer suicidarse, una ilusiónCuando estamos sufriendo, sólo queremos que pare. Es cuestión de segundos. Ahí tomas la decisión equivocada. Amigo, agárrate a la silla. Pon tu mente en blanco, no sabes cómo, yo me pongo ante una pared blanca hasta que sólo veo el blanco. Pero agarrada a la silla, ¿eh? Hay quien tiene un mantra para recitarse, el mío suele ser una canción de el Boss.
Tiembla, llora, haz lo que quieras, pero nada con las manos. Nada. Sólo sujetarte. Dejas de caer en esos pensamientos, a veces en minutos, a veces tardas una hora en salir. O más. Aguanta, piensa que pasará. Pasa, aunque parezca eterno.
Cuando tu ansia suicida disminuye y vuelves a ver el tema desde afuera, lo has pasado. Aunque en ese momento te tomarías al menos tres valiums. Y luego estás el resto del día hecho polvo.
Mi psiquiatra no tiene ni pajarera idea de lo que pasa por mi cabeza. Mis compañeros de chat sí. Es importante poder contar con ayuda vía teléfono o internet a malas. Hablando la gente se ayuda. A veces sólo queremos desahogarnos. Mi psiquiatra nunca me habló de los grupos de apoyo, y realmente son valiosos.

A quién decírselo

Pues… a nadie. O casi.
Pongamos que tienes 20 familiares pero sólo 4 son cercanos. Pues a esos 4, porque son los que realmente pueden apreciar tus oscilaciones.
Imaginemos que tienes 30 « amigos » en tu agenda, pero sólo son amigos 5. Quizá se lo dirás a esos, los que te ven más. Ellos se informarán de tus síntomas y te ayudarán a prevenir esos episodios, porque te estiman, lo hacían antes y si son amigos no van a dejarte ahora.
En el trabajo: ni se te ocurra. En este país, quien va al psiquiatra está loco. Y estar locos, lo estamos todos hoy en día, pero algunos más que otros. Cuidado, a la mínima falta te despedirán, o degradarán, de buen rollo claro.
Mi psiquiatra pasa de decirme a quién no decírselo. Total, él ya tiene a sus clientes y mira por dónde, conmigo tiene uno fijo de por vida.

Esto de la medicación (I): cómo medicarse toda la vida

Es un rollo esto de tomar pastillas. Los que padecemos este trastorno solemos hablar de ellas todo el día. Marca mucho el hecho de tener que interrumpir cualquier cosa porque es hora de tomar las pastillas. Traumatiza, sí.
Además, el tratamiento es ¡vitalicio!
Es un hecho que horroriza, porque hasta ahora has tomado quizá una caja de antibióticos para un resfriado. Ahora la cosa va en serio. Y te frustras más cuando compruebas que pese a tomarlas, pues no estás mejor. Grave riesgo de abandonar el tratamiento.
Además, son caras. En España tenemos suerte de contar con un sistema de sanidad pública que nos cubre. Si yo pagase íntegramente las pastillas que tomo, me gastaría unos 6 € al día.

*díme si no fue divertido… siempre te cuido mi Elle y por nada te suelto.

un regalito… esperado por años ¿te acuerdas?

para tí Elle, Jean.

Publicités

One Response to “Con saludos a todos, Elle está protegida”


  1. […] Con saludos a todos, Elle está protegida […]


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :